Sobre nosotros

Ajoblanco abre sus puertas en 2014 e inunda de pasión y de aromas mediterráneos la mítica calle Tuset, el epicentro del alto ocio barcelonés. Fue un sueño hecho realidad para Kate Preston y José Lombardero que simplemente quisieron crear el tipo de restaurante que les gustaría tener al lado de casa. Un lugar en el que poder tomar sus tapas preferidas, un punto de encuentro donde beber un buen Gintonic y desconectar después de trabajo, y un sitio donde la cena sea sólo el delicioso inicio de una noche llena de diversión y buena música.

Para ello, decidieron ofrecer una carta de cocina mediterránea y estacional, así como exquisitas sugerencias diarias según lo que encontrasen en el mercado. Verduras y frutas de temporada, el pescado más fresco y la mejor carne. Todo ello acompañado por originales cócteles y una extensa carta de vinos. De la pasión vinícola de Kate, Ajoblanco ofrece la magnífica oportunidad de explorar las muchas regiones de España a través de sus viñedos. Una cuidada selección de caldos capaz de satisfacer todo tipo de paladares, procurando dar un particular énfasis a los viñedos catalanes, los cuales ofrecen fantásticos vinos ecológicos y naturales.

Comer o cenar en Ajoblanco es disfrutar de una experiencia culinaria inolvidable en un espacio cálido y vanguardista. El restaurante fusiona un diseño contemporáneo con el espíritu de los años 70, irradiando una fuerte personalidad gracias a un espectacular  interiorismo firmado por Lázaro Rosa – Violán, el creador de los más prestigiosos ambientes del momento a nivel mundial.

Cocina

Nos orgullece abastecernos de los mejores productos de la Península Ibérica. Esto incluye fruta, verdura y grano cultivado localmente, entregas diarias desde las principales lonjas de Cataluña y la carne más gustosa proveniente del norte de España.

Reservar Ahora

Descubre más de Ajoblanco

Ajoblanco es un Restaurante que pertenece a Grupo Lombardo, una empresa familiar que ha hecho del entusiasmo y la pasión por la Gastronomía Mediterránea el motor de su éxito. Detrás de él están Kate Preston y José Lombardero. Ambos abrieron su primer restaurante en 2003: Taller de Tapas de Sant Josep Oriol. Fue en el Barrio Gótico de Barcelona fruto de la pasión de ambos por la gastronomía y por la necesidad de transmitir todos los sabores nuevos adquiridos en todos los viajes realizados alrededor de España.